Promoción Igualdad

Promoción Igualdad

En Nuevo Futuro es fundamental la prevención de conductas violentas en los menores que acogemos. De ahí que, entre los múltiples programas que desarrollamos, hayamos implantado el Programa sobre Igualdad y Prevención de la Violencia de Género en nuestros Hogares.

La adolescencia es una etapa de la vida en las que se aprenden las pautas de interacción que luego se consolidan en la vida adulta. Las relaciones violentas a esta edad pueden ser el antecedente de una violencia más grave en su relación de pareja o en posteriores relaciones.

Una parte importante de los jóvenes inmersos en relaciones violentas (ya sean víctimas o agresores) no se dan cuenta de que viven y se enfrentan a situaciones que poco o nada tienen que ver con las relaciones igualitarias, basadas en el afecto o el respeto. Y esto hace que se llegue a normalizar, banalizar y convertirse en algo habitual.

Según la estadística del INE sobre Violencia Doméstica y de Género, que contempla las víctimas con medidas cautelares o de protección, en España había en 2016 al menos 569 menores de 18 años víctimas de violencia de género, un 10,7% menos que en 2015 con 637.

En nuestros Hogares  se desarrollan buenas prácticas para prevenir la violencia de género, entre las que destaca promover las relaciones de igualdad, así como proporcionar una educación afectivo-sexual con perspectiva de género. La educación afectivo-sexual está considerada como un pilar esencial en la promoción de la educación igualitaria y como un factor de protección frente a la violencia de género.

Su objetivo principal es proporcionar las competencias necesarias para que los jóvenes puedan reflexionar críticamente frente a los mitos y estereotipos actuales sobre las relaciones afectivo-amorosas que promocionan relaciones de riesgo, de abuso y no igualitarias entre chicos y chicas, al tiempo que puedan desarrollar una experiencia respetuosa, saludable y satisfactoria de la propia sexualidad y de sus relaciones afectivas.

Asimismo, se fomenta en los menores las relaciones de buen trato. Se les educa en la importancia del respeto mutuo, la libertad, la independencia, la autonomía, la corresponsabilidad, la empatía, la igualdad, la equidad o de una comunicación asertiva. La finalidad es que aprendan que las relaciones de pareja deben ser igualitarias y no reproduzcan modelos de sumisión/dominación, al tiempo que se deben respetar los espacios y decisiones de cada uno y entenderse mutuamente.