EMERGENCIA CORONAVIRUSDONA

Nuevo Futuro

condenar la violencia

Condenar la violencia desde la infancia es una labor cotidiana

A condenar la violencia se aprende desde la infancia. Es decir, enseñar a respetar a los demás en la edad adulta, es una labor cotidiana de los educadores, familiares y responsables de los niños y niñas. Así lo han querido recalcar desde la Asociación Nuevo Futuro durante los cursos de formación que se están impartiendo a los equipos de los Hogares de Acogida que atiende a los menores en protección.

Condenar la violencia infantil y juvenil

Para condenar la violencia, explican los directores de formación de la Asociación, estadísticamente está demostrado además que, es clave un entorno seguro, supervisado, en el que los adultos puedan hacer un seguimiento permanente de la evolución y necesidades de los niños y niñas, de ahí el gran valor que tienen los Hogares de acogida de Nuevo Futuro, en los que viven un máximo de nueve menores, con un equipo multidisciplinar de educadores, psicólogos y expertos, capaces de reconducir los efectos secundarios que producen experiencias traumáticas como abandonos, abusos de todo tipo, así como circunstancias familiares y personales que se salen de la normalidad y pueden alterar la conducta de los menores..

«El primer paso es crear un buen ambiente en el hogar y hacerles partícipes de todas las decisiones que hay que tomar para que los pequeños y pequeñas, sientan que forman parte del grupo y que sus gustos y opiniones importan y van a ser respetadas», asegura Raquel Martinez portavoz de la entidad. «Nace así la empatía, y nuevos vínculos entre los chavales que conviven en una misma casa», añade. En este sentido, el ocio dirigido, las actividades en equipo son una constante en el día a día, ya que ayudan a generar una relación fluida con los demás.

Prevención de bullying

Pero, además, desde Nuevo Futuro la violencia infantil se previene, trabaja y reduce atendiendo siempre dos frentes: formación y trabajo diario de campo. Es decir, por una parte, se realizan constantes cursos a los distintos equipos que atienden a los pequeños para que los educadores adquieran nuevas herramientas y recursos eficaces frente a las circunstancias y conflictos que puedan aparecer en los Hogares. Además, hay unas guías formativas que se pueden descargar pinchando aquí.

Para pequeños y jóvenes el ocio dirigido y las actividades en grupo servirán también para enseñar las reglas básicas de convivencia de forma dinámica y progresiva. «El respeto, la solidaridad, el sentido de pertenecer a un grupo y trabajar en equipo, son elementos que cuando llega un niño o una niña al hogar tal vez desconocen, pero son conductas que se adquieren siempre con el tiempo si se trabajan adecuadamente» concluyen.

Si quieres colaborar con la Asociación entra en www.nuevofuturo.org