EMERGENCIA CORONAVIRUSDONA

Nuevo Futuro

verano ocio y deporte

En vacaciones ocio, deporte y repaso de asignaturas se instalan en los Hogares

En vacaciones el ocio, deporte y repaso de asignatura se instalan en los Hogares de Acogida de Nuevo Futuro. Y es que aunque hayan cerrado los centros escolares, la actividad y atención a los niños y niñas en protección continúa con normalidad, ya que no todos los menores pueden volver con sus familias. De hecho un porcentaje importante de los chavales que atiende la asociación permanecerán julio y agosto en los Hogares.

En vacaciones el ocio, deporte y repaso

En vacaciones el ocio, deporte y repaso de asignaturas llenan la agenda de pequeños y jóvenes. Es tiempo de descanso, de cambiar de actividad, de aprender cosas nuevas a través de actividades de tiempo libre dirigidas, explican desde la Asociación los responsables de los Hogares. «Durante los meses de vacaciones cambiamos la metodología de trabajo pero el objetivo sigue siendo el mismo: lograr que cada niño y niña que vive en el hogar se sienta a gusto, integrado, que aprenda a convivir con el resto de los menores que viven con ellos, y el ocio es siempre una gran ocasión».

«Antes de realizar cualquier actividad -continúan-, les preguntamos cuáles son sus preferencias, qué les apetece, y entre todos los participantes elegimos y decidimos. De ese modo los menores se sienten también partícipes de la decisión, descubren cómo llegar a acuerdos, desarrollan la empatía y otras habilidades sociales que les serán de gran ayuda en su vida adulta», afirman los expertos.

Menores en protección en verano

Pero también, como cualquier familia, hay que sacar tiempo diario para repasar y no perder el ritmo escolar. Por eso, un equipo de seguimiento educativo coordinado con los centros escolares y con las familias, se encarga de desarrollar un plan de estudio durante las vacaciones. «Es el momento perfecto para revisar aquellos conceptos que les cuesten más en asignaturas como matemáticas, lengua o inglés. También para fomentar la lectura, la compresión lectora, o descubrir temas nuevos de historia o ciencias que les permitan disfrutar del estudio» comentan.

«Pero lo más importante es que, como cada año, queremos que durante estas semanas sin colegio todos los chavales atesoren buenos recuerdos, experiencias diferentes, vivencias positivas que les permitan sentir que hay un cambio de ciclo, que les ayuden de algún modo a desconectar de la rutina y sientan que están de vacaciones» concluyen.